Christian Holler

Récord mundial clase "Abierta General"
Distancia libre en triángulo
Distancia sobre circuito triangular
Velocidad sobre circuito triangular de 1.500 km


      Una vez más una serie de días con buena onda de montaña. Como siempre, no es obvio en absoluto, cual día podría ser el mejor. ¿Habrá oportunidad de ir a El Calafate para volver a intentarlo los 2.500 km. e ir por el premio "Küettner"?. Me gustaría recibir este trofeo una vez más de mi amigo Joachim. Pero cuanto más se acerca el sistema frontal, más me doy cuenta, de que no es esta vez.

      Pero, ¿qué otro vuelo apasionante podemos realizar?. Está el récord de velocidad en un triángulo de 1.500 kilómetros para hacer. He trabajado duro los últimos cuatro años para adaptarme a volar un triángulo grande, que en realidad no es ideal para vuelos de onda. Cuidadosos estudios de fotos satelitales, siempre contrastándolas con el vuelo de la vida real, el reporte total de los datos de onda, recogidos en las bases de datos de nuestro Mountain Wave Project son la clave para el proceso de decisión, para determinar a dónde ir.

      El día antes del récord, vamos a la pista de aterrizaje bajo una constante lluvia. La lluvia en San Martín muestra a menudo días de muy buenas ondas de montaña. Pero en el aeródromo de Chapelco la lluvia es constante y los huecos de "Foehn" son muy pequeños e inestables. Así que, después de un rato nos volvimos a dormir.

      Por la noche me doy cuenta, que mi pierna al sur necesita una modificación. La primera parte del vuelo, estará en la lluvia de la mañana, pero podría ser alcanzado en la tarde. Decido cambiar el sentido del triángulo, volando primero al este, así que ahora tengo el problema de que realmente no podré contar con las térmicas, si la onda no funciona tan lejos de la cordillera.

      Inicio a las 5:50 locales. Mi copiloto Christian Holler está en el asiento de atrás con todo lo que necesita para un vuelo tan largo, agua, bocadillos, y sin olvidar varias videocámaras y cámaras. Es una apasionado director de films y entusiasta del vuelo en onda.

      La parte norte de Chapelco sube bien y diez minutos después del despegue el motor ruidoso desaparece en su alojamiento. A las 06:12 local y con 3.300 m. cruzo la línea de salida, de nuevo al ascenso y a 4.500 m. estamos en marcha. La primera pierna es de sólo 54 km al noroeste, no hay problema. Volvemos, tomamos una vez más la onda de Cerro Chapelco y estamos navegando lentamente hacia el sur. Los rotores son muy raros, nos son mas que decorativos en el cielo. Al noreste del aeropuerto de Bariloche, aparece un ascenso de más de 2 m/s cerca de la base de la nube rotor. No es muy alentador, pero sin nada más a la vista, y tengo que subir para poder cruzar esta gran brecha en la Cordillera, debido a la poderosa influencia del lago Nahuel Huapi. Por suerte mi ascenso crece, pero a 4.400 m. se me termina la paciencia, el sur se ve mucho mejor.

      Al sur del Cerro Ventana estoy una vez más en la nube de rotor. El ascenso es turbulento, porque el viento es de alrededor de 55 kt a 3.000 m., un poco mucho para un triángulo. 50 kilómetros más al sur el día parece mucho más prometedor. Una gran cantidad de ondas están bien marcadas en la pampa. Al norte de Esquel me dirijo hacia el este con una componente importante de viento de cola, en un extenso paisaje muy salvaje del Chubut. La longitud de onda es de alrededor 17 km. Incluso con un viento de cola fuerte necesito 1 hora y 15 para los 220 km. para mi segundo punto de viraje. Créanme, cuando uno tiene una velocidad indicada de 120 km/h. y una velocidad sobre el terreno de 280 km/h es el momento para pensar en cómo va a trabajar contra el viento. Especialmente, si se mira hacia abajo en un paisaje que parece ser "Marte" más que la tierra!

      Estamos justo en el límite de aire seco. Mirando al sur de la pierna a volar, las bandas de rotores se ven muy bien. Al principio tengo la ilusión, de que estas calles de nubes maravillosas me llevarán casi hasta mi último punto de viraje. Una enorme lenticular en el sur nos tienta, y de hecho, después de un largo navegar a lo largo de la frontera del sistema del rotor, encontramos hasta 6 m/s.

      Volando por acá tenemos más tiempo para volver al oeste, ahora más al sur se ven menos nubes de rotor, y sería mucho más difícil volver a la línea de la onda primaria. En la prolongación de las montañas del norte del Lago Fontana, he observado a menudo enormes sistemas de resonancia muy lejos hacia el este. Hoy parecen un poco menos organizados de lo habitual. De todos modos, después de numerosos saltos en rotores más o menos desarrollos, me encuentro por fin, próximo a la base del rotor, en un enorme ascensor, justo al norte del aeródromo de Alto Río Senguer. Entramos en el flujo laminar, y estamos de nuevo en 5.500 m. Las perspectivas hacia el oeste y el sur del Lago Fontana se ven como tan a menudo, muy diferentes a la zona de Esquel.


Barograma del vuelo récord

      Aquí las nubes están orientadas en paralelo al viento, en gran medida debido a los valles orientados de este a oeste en la pampa. Es fácil perder una gran cantidad de altitud en poco tiempo, pero difícil de recuperar. Estoy volando con cuidado hacia el oeste, y hacia el sur. Al este del aeropuerto de Balmaceda aparecen patrones de onda más regulares. Buena suerte, en el cielo azul, hay una cierta elevación suave y no pierdo demasiada altitud. Control del aeropuerto de Balmaceda nos permite cruzar el sector de aproximación al este de la pista de aterrizaje. La partida de un Boeing 737 es hacia el oeste. Sobre el terreno, una especie de lago seco tiene una larga cola de polvo, señal de viento muy fuerte. Balmaceda confirma, de 86 km/h., ráfagas de 102 km/h. Al norte del colorido lago Buenos Aires, veo el enorme rotor de Cerro Castillo, la mejor onda de la zona.

      Sin duda, habrá un incremento de ascenso considerable, 6 m/s no es una sorpresa y pronto estoy en mi camino a los últimos tramos. Más al oeste llego muy cerca de grande estratos, que muestran una enorme corriente descendente, y veo la nieve volándose de las montañas.

      Estoy muy contento de oír el pitido de mi registrador, lo que confirma el arribo al punto de viraje, justo por encima del caos de los estratos cerrados por debajo mío. Si el punto hubiera estado dos kilómetros más al oeste, no hubiera sido posible!

      Vuelvo al Cerro Castillo, y Balmaceda nos autoriza a cruzar casi vertical al aeródromo. Un largo planeo nos lleva hacia el noreste a las bien conocidas ondas del Lago Fontana. El rápido movimiento de los fractocúmulus me dice que debo prestar atención, y de hecho, el ascenso es arrachado y turbulento, sin duda debido al viento muy fuerte en las capas inferiores. Puedo usar el ascenso para llegar a una modesta altitud, suficiente para cruzar el gran valle Río Pico. En el noroeste una hermosa pared del rotor a la vista, coronada por una pequeña Lenticular.

      Y … uaoooo, con cerca de 10 m/s nos catapultó de nuevo a FL 195. Ahora si vamos rápido respecto al suelo, hasta 350 km/h. En muy poco tiempo estamos en contacto con Esquel y el controlador debe estar sorprendido por la rapidez con que cruzamos su terminal. Tenemos perfecto alineamiento de la onda a El Maitén, y nos ponemos en contacto con el control Bariloche.

      Pero ahora comienza a ser más complicado. No hay autorización para niveles más altos debido al tráfico. Ir al oeste del radial 185 es la orden, y eso está lejos de buenos ascensos. Decido anticiparme y cambiar inmediatamente más al oeste para evitar cualquier interferencia con el tráfico comercial. El control de Bariloche está muy ocupado en este momento, una gran cantidad de tráfico entrante y saliente. 24 km. al suroeste del aeropuerto espero con impaciencia la autorización para cruzar la pista.


Planeador "Nimbus 4DM" utilizado en el vuelo récord

      Una vez cruzado el lago Nahuel Huapi, un último ascenso en las montañas de Cuyín Manzano y 30 minutos más tarde pasamos el punto final de nuestro gran triángulo.

      Todavía quedan casi dos horas más para hacer por lo menos un triángulo 1.700 km. libres.

      Pero al día siguiente, pronostican muy buenas condiciones y quiero preparar el planeador, el oxígeno y todo el equipo.

      Por lo tanto, una última concentración para el aterrizaje en las condiciones de ráfagas. Lo hicimos.

      Los tres nuevos récords mundiales, en los que he trabajado tan duro, son míos…

Relato de Klaus Ohlmann       

Datos del vuelo

Tipo de récord: Clase "Abierta General" - Distancia libre en triángulo
Fecha del vuelo: 08/12/2010
Pilotos: Klaus Ohlmann (Alemania) - Christian Holler (Argentina)
Lugar del vuelo: Chapelco (Argentina)
Velocidad: 1608,2 km
Planeador utilizado: Schempp-Hirth "Nimbus 4 DM"
Matrícula: D-KTOH
Registro F.A.I. Nº 16138


Ficha de registro del vuelo, tal como se la puede ver en el sitio oficial de la F.A.I. (Federación Aeronáutica Internacional)

Datos del vuelo

Tipo de récord: Clase "Abierta General" - Distancia sobre circuito triangular
Fecha del vuelo: 08/12/2010
Pilotos: Klaus Ohlmann (Alemania) - Christian Holler (Argentina)
Lugar del vuelo: Chapelco (Argentina)
Velocidad: 1600,97 km
Planeador utilizado: Schempp-Hirth "Nimbus 4 DM"
Matrícula: D-KTOH
Registro F.A.I. Nº 16137


Ficha de registro del vuelo, tal como se la puede ver en el sitio oficial de la F.A.I. (Federación Aeronáutica Internacional)

Datos del vuelo

Tipo de récord: Clase "Abierta General" - Velocidad sobre circuito triangular de 1.500 km
Fecha del vuelo: 08/12/2010
Pilotos: Klaus Ohlmann (Alemania) - Christian Holler (Argentina)
Lugar del vuelo: Chapelco (Argentina)
Velocidad: 122,8 km
Planeador utilizado: Schempp-Hirth "Nimbus 4 DM"
Matrícula: D-KTOH
Registro F.A.I. Nº 16139


Ficha de registro del vuelo, tal como se la puede ver en el sitio oficial de la F.A.I. (Federación Aeronáutica Internacional)


                 


Junín - Bs. As. - Argentina