1984 - El 50 º aniversario de la Misión Alemana de Vuelo a Vela

a América del Sur

y

Un "Récord Mundial", que nunca fue volado.

Relato de un integrante del grupo alemán
por Peter Riedel


      El 5 de enero de 1934, el "Monte Pascoal" se abrió camino a través de los témpanos de hielo de Hamburgo por el río Elba hacia el azul Mar del Norte.

      El 22 de enero, en una cálida noche de verano, la bahía de Río de Janeiro se la veía resplandesciente por el brillo de las luces circundantes.

      A la mañana siguiente, los siguientes pasajeros pisaban el suelo brasileño: Profesor Dr. Walter Georgii, el director del Instituto Alemán de Investigación sobre Planeadores (DFS) como jefe de la expedición; los pilotos Wolf Hirth, Hanna Reitsch, Heini Dittmar, yo mismo (Peter Riedel), Wilhelm Harth , un meteorólogo de la DFS, y Richard Mihm, el técnico que daría servicio al Messerschmitt M-23, avión de remolque y reparación de los planeadores.


Integrantes de la Misión alemana de Vuelo a Vela

      Los planeadores fueron descargados rápidamente: Dittmar el "Cóndor", Hirth el "Moazagotl", un Grunau "Baby" para Hanna Reitsch y el "Fafnir"; para mí. Por desgracia, la Aduana de Brasil retuvo durante varios días el material de vuelo durante los cuales las condiciones meteorológicas crecientes eran excelentes. Finalmente fueron puestos en libertad y nuestros vuelos puieron comenzar. El aeropuerto militar de Campos dos Affonsos se convirtió en nuestra base.

      Nuestro avión de remolque fue volado por el Sr. G.A. Wachsmuth, un piloto local. Hanna Reitsch y Hirth alternadamente realizaron vuelos de demostración con el Grunau "Baby II", mientras Heini Dittmar realizaba un vuelo remolcado, voló a unos 25 kilómetros hacia la zona centro de la ciudad de Río de Janeiro, en un círculo alrededor de la gran estatua del Cristo Redentor en la cima del Corcovado, a 700 metros de altura, disfrutando de la vista, muy conocido en todas las postales. Finalmente aterrizó en el Hipódromo Ipanema cerca de la costa famosa de Copacabana. Poco después de las 2 pm, la brisa del mar todos los días destruyó la formación térmica cerca de la línea de costa, terminando la jornada. Esa fue una de las primeras cosas que aprendimos sobre el clima de Río.


Vista de los planeadores y avión de remolque traidos por la Misión alemana de Vuelo a Vela

      El 16 de febrero, Heini Dittmar desafió la turbulencia dentro de un cúmulus de gran desarrollo vertical y tuvo una ganancia de altura de 4.350 metros. Superó los 2.560 metros del récord mundial establecido por Robert Kronfeld el 30 de julio de 1929. Esta hazaña garantizó el éxito de nuestra expedición, que fue iniciada por una invitación del Aero Club de Brasil.

      A finales de febrero se llegó a Sao Paulo, alcanzando 2.700 metros sobre el nivel del mar, con sus muchos rascacielos como telón de fondo. Dos veces he intentado realizar vuelos de distancia, pero tuve que aterrizar en mi segundo vuelo después de recorrer sólo 130 km, cerca de la pequeña ciudad de Tatuhy. Por lo tanto, pasamos la mayoría de nuestro tiempo apenas elevados sobre alguna ciudad cercana.

      Nuestro viaje continuó en barco desde Santos hacia Buenos Aires, Argentina, a donde llegamos el 14 de marzo de 1934. Camiones militares fueron puesto inmediatamente a nuestra disposición para transladar nuestros planeadores hasta El Palomar, el aeropuerto de la Fuerza Aérea dependiente del Ejército Argentino. El Messerschmitt M-23 fue trasladado en avión desde el aeropuerto cercano al puerto, hasta El Palomar. Sin embargo, las grises nubes, la bruma y la lluvia nos recordó que este era el tiempo del otoño. El aeródromo civil de Morón estaba sobrepasado. Pasó una semana antes que pudiéramos pensar en realizar un vuelo.

      El 21 de marzo, el clima mejoró lo suficiente, para mí era momento para probar nuestro primer vuelo de distancia, pero hubo una inversión a 700 metros de altura y las térmicas se mantuvieron débiles. Después de una hora de vuelo yo y el "Fafnir" aterrizabamos en el aeropuerto de la aerolínea francesa "Aeropostale", cerca de José C. Paz, a 35 km de El Palomar. Antoine de Saint-Exupéry, el escritor, había volado desde este campo hacía algunos años como piloto de la "Aeropostale". Wolf Hirth me remolcó de vuelta a El Palomar.


El Fafnir en Sudamérica

      El día 22 la inversión se había elevado a 1.000 metros. Y todos realizabamos vuelos de distancia. Yo hice 135 kilómetros, a Larrea, un rancho solitario con su propia estación de ferrocarril. Hirth aterrizó después de recorrer 70 km en el medio de la nada, un gaucho lo llevó hasta la siguiente ciudad, Cañuelas, en un decrépito carro de dos ruedas tirado por caballos, después que Hirth dejó en claro que, debido a su pierna artificial no podía utilizar un caballo que le habían ofrecido primeramente. En Cañuelas, después de unos 15 km a través de la hierba de la pampa, se encontró con Hanna Reitsch y Heini Dittmar. Habían aterrizado a 55 km de Buenos Aires. Hirth y Hanna regresaron a su casa en automóvil, mientras que Heini se quedó con los dos planeadores. Después de dos días en Larrea, Hirth fue remolcado de vuelta a El Palomar. Alarmados por el clima desfavorable, el profesor Georgii se dirigió en tren a Córdoba, 660 km tierra adentro desde Buenos Aires, pero su esperanza de encontrar mejores térmicas no nos decepcionó. Se trata simplemente del clima de otoño. Sin embargo, un día pudimos volar las térmicas en desarrollo por encima de la propia ciudad, aunque el viento del sud oeste desalentaba cualquier intento de realizar vuelos de distancia. La gran mayoría de los días sólo se pudieron realizar vuelos de demostración volando alrededor del aeropuerto, bastante decepcionante para todos los interesados.

      Luego vino una pausa en el tiempo. El 2 de abril volé 145 km a lo largo del río Paraná, a Baradero. Los otros ni siquiera lo intentaron ese día. El 6 de abril, Heini Dittmar y yo fuimos juntos a campo traviesa, pero pronto nos perdimos de vista el uno del otro. Heini aterrizó después de recorrer 135 kilómetros, cerca de Del Carril. Yo recorrí 165 kilómetros a Pérez Millán, otra vez a lo largo del río Paraná.

      Esto fue todo lo que pudimos lograr en la Argentina en esta época del año. El clima otoñal limitó el desempeño de nuestras actuaciones. También hay que recordar que los rendimientos de nuestros planeadores fueron considerablemente menores que los planeadores de hoy:

Rendimiento de los planeadores
Grunau "Baby II"
1 : 17
Condor
1 : 20
Fafnir
1 : 21
Moazogotl
1 : 25

      Sin embargo, nuestra expedición parece haber cumplido su propósito. En Brasil y Argentina el vuelo en planeador tuvo un marcado crecimiento, de modo que en 1960 Argentina tuvo un Campeón Mundial de Vuelo a Vela: Rodolfo Hossinger.

Un récord mundial de distancia que nunca fue volado

      En aquellos tiempos no existían conexiones telefónicas fiables desde los lugares de aterrizaje antes mencionados y Buenos Aires. En cambio, concurríamos a la estación de ferrocarril más cercana para transmitir nuestro informe de aterrizaje a través de su sistema de telégrafo. Entonces alguien en la estación de ferrocarril de Buenos Aires llamaba al hotel Jousten en el que todos nos hospedábamos. Esto funcionó bien cada vez hasta que algo salió mal con mi informe de aterrizaje en Pérez Millán. En el hotel se entendió que había aterrizado en Pérez, otra estación ​​del mismo ferrocarril cerca de Rosario, la segunda ciudad más grande de Argentina. Con 265 km de distancia, esto habría significado un nuevo récord mundial de distancia. El error fue reconocido a la mañana siguiente, cuando el cartero entregó en el hotel el telegrama enviado. Esto fue demasiado tarde para detener a los titulares en los diarios de Buenos Aires, pero ahora se sabía dónde estaba aterrizado, Wolf Hirth voló a Pérez Millán y retornó conmigo a remolque, así lo mencionó él en el libro de Rolf Italianders "Wolf Hirth erztlhlt". (Wolf Hirth narra), página 149. Pero este no fue el final de la historia!

     Dos días más tarde, todos los periódicos alemanes reportaron el nuevo "Récord Mundial" de distancia desde Buenos Aires a Rosario, pero, el nombre del piloto era ....... Wolf Hirth. El Profesor Georgii me habló de esto en una manera confidencial sobre este giro de los acontecimientos. Mis vuelos de distancia siempre los había hecho con mucho esfuerzo en miserables condiciones de ladera, yo ciertamente no era feliz con estos informes falsos. El Prof. Georgii me dijo a modo de consuelo, "Las historias de los periódicos son prontamente olvidadas", y traté de resignarme a la desafortunada situación.

      Es muy poco frecuente que los periódicos se desdigan de la publicación de informes falsos. El impacto de la noticia primero que hace daño y las retracciones no se hacen con grandes titulares. Esa fue la opinión del Profesor Georgii, y por eso no se emitió una negación de las noticias acerca de "Récord Mundial de Hirth". Además, sin duda ha aumentado el prestigio de su expedición. Wolf Hirth no la revocó tampoco. Después de nuestro regreso a casa empecé a volar como piloto de la empresa aérea Lufthansa. Esta nueva actividad absorvió completamente toda mi atención y ya pasé por alto el récord mundial falso.

     En 1980, mientras investigaba para mí en la Biblioteca del Congreso en Washington, DC, sobre la "Historia Rhoen-AS I SAW IT", descubrí por casualidad que la revista alemana sobre aviación "Flugsport", la francesa "Les Ailes" y otras habían reportado el Récord mundial falso de Hirth en una gran forma. Se había puesto de manifiesto incluso la noticia con un mismo mapa geográfico especial, que muestra el área entre Buenos Aires y Rosario. Más tarde encontré Hirth "Récord Mundial 265 kilómetros" en el folleto de WaIter Hochberg "Segelflug" (1935) en la página 153, con la observación detrás de él "en la expedición sudamericana . . .".

      ¿Qué había que hacer? Me pregunté en el momento a mí mismo, pero finalmente razoné que todo esto no significaba mucho en la actualidad. Por otro lado, a pesar del tiempo debe ser reportado y también con el fin de corregir el error en los registros históricos. Así que he esperado hasta el año 1984, en el aniversario número 50, para contar la historia. Se trata de un "Récord mundial" que en sí mismo fue una "patraña" vivida medio siglo antes. Debiera haber sido corregida el primer día.

      Quien quiera comprobar esta historia puede hacerlo en el libro de Hanna Reitsch - "Volar es mi vida", Van Rees Press, New York (1954), en la página 78, o en la versión alemana "Fliegen, mein Leben" (1951), página 115.

      Hay otro informe más claro que se encuentra, pero sólo en alemán, de Hubert Zuerl "Der Segelflug im Wettbewerb der Völker" (1941), es un estudio de las actividades crecientes en todo el mundo hasta ese momento. En la página 178 el Sr. Raúl M. Olivares, el autor del capítulo "Argentina", cuenta que Helmuth Teichmann en la primavera de 1940 recorrió 230 km de distancia en la Argentina, superando así a su mentor Peter Riedel, cuyos vuelos se habían mantenido invicto durante seis años.

Vuelos de distancia realizados desde Buenos Aires


Mapa con los vuelos realizados por la Misión alemana de Vuelo aVela

  Fecha del vuelo                            Piloto-Destino   Km recorridos

     22 / 03 / 1934
     22 / 03 / 1934
     22 / 03 / 1934
     22 / 03 / 1934
     02 / 04 / 1934
     06 / 04 / 1934
     06 / 04 / 1934

Hanna Reitsch a Cañuelas (Bs. As.)
Heini Dittmar a Cañuelas (Bs. As.)
Wolf Hirth a 15 km al SSW de Cañuelas (Bs. As.)
Peter Riedel a Larrea (Bs. As.)
Peter Riedel a Baradero (Bs. As.)
Heini Dittmar a Del Carril (Bs. As.)
Peter Riedel a Pérez Millán (Bs. As.)

         55 km
         55 km
         70 km
       135 km
       130 km
       135 km
       165 km


Fuente de información: http://www.scalesoaring.co.uk


                 


Junín - Bs. As. - Argentina